Home / Historia

Historia

Durante la Prefectura del Reverendo Padre Fray Felipe Bórquez, en 1895, el guardián del Convento Franciscano de Chillán y el Misionero Superior del Convento de Lautaro, elevaron una solicitud al reverendo Padre Comisario General, Fray Benedicto Díaz, pidiendo Hermanas franciscanas de Angol para que fundasen una nueva casa y Colegio en Lautaro, con el fin de educar a las niñas indígenas del lugar. El Rvdo. Padre Comisario general accedió gustoso, animado del celo por la civilización de los araucanos, e interpretando la buena voluntad de la Madre Superiora María del Carmen Fuenzalida Iturriaga y demás hermanas, que en ese año eran 14 venidas de distintos lugares.

Eligiéronse cuatro hermanas para la nueva conquista, las que legaron desde Angol, el 25 de abril de 1895:

  • Sor Mercedes de San José Cañas
  • Sor Francisca de María Mejías
  • Sor Concepción del Sagrado Corazón Arias
  • Sor Delfina de Jesús Ortiz

Llegadas estas religiosas a Lautaro, acompañadas de la Rvda. Madre María del Carmen, se dirigieron al templo de los Reverendos padres que las esperaban, entonaron la antífona Salve Sancte Pater y cantaron el Tedéum en acción de gracias. El Rvdo. Padre Felipe Bórquez dirigió la palabra y presentó las hermanas al pueblo.

Terminado este acto, las recién llegadas pasaron a ocupar el edificio que se les tenía preparado mientras se les proporcionaba un local propio. En 1897 pudieron trasladarse a una pequeña construcción hecha en la hectárea de terreno que les concedió el Supremo Gobierno.

En el año 1899 tuvo lugar al bendición de la primera parte del edificio y oratorio, dándoles a esta Escuela el nombre de “Santa Filomena”. El perosonal fundador permaneció en Lautaro durante 17 años, dejando una construcción capaz de contener 100 alumnos.

Siendo Superiora Madre Catalina de Jesús Fuentes, en el año 1922, entre otras cosas, hizo instalar una sala de Pintura para los diferentes cursos. Se contaba con Biblioteca y Botica para proveer al alumnado de acuerdo a sus necesidades. Con el transcurso de los años y la abnegación de las religiosas que han trabajado con fe y fortaleza para mayor gloria de Dios y nuestra amada Congregación, el Colegio presenta un aspecto floreciente.

Se impartían clases de pintura, arte, idioma y música. Contándose con Enseñanza Primaria y Secundaria. Poseía un laboratorio, Sala de Bordados, un rico Museo zoológico con seres embalsamados y una Sala de Patelería, todo lo cual fue posible conseguir gracias al esfuerzo de las religiosas y la colaboración económica de las personas benefactoras.

Esta Santa Casa ha prestado servicios como una segunda casa madre. Aquí se dieron Retiros Espirituales y se realizó la profesión de votos perpetuos de cuatro hermanas.

En el año 1935, recibimos la visita pastoral de Monseñor Alfredo Silva Santiago, quien en su estadía resaltó “el buen desempeño de las labores desplegadas en el Colegio y la excelente formación espiritual dadas a las alumnas que Dios les ha confiado”. Las religiosas daban instrucción de catequesis para llegar así a la sacramentación y formación de buenos miembros para la Iglesia.

Año 1943, en él se destaca el crecimiento en la espiritualidad, disciplina del colegio.

Superiora local en 1956 es Madre Mariana Pavez, religiosa muy preocupada por todos los aspectos: espiritualidad, adelantos y bienestar de todas las alumnas y hermanas. Hace construir una acogedora sala de comunidad con chimenea, empleada como estudio de las religiosas.

Con esfuerzo y tesón se trabaja para renovar el edificio que tanto lo necesita. Se construye un pabellón de dos pisos con seis salas de clases, con material sólido y moderno. Se adquirió una camioneta para servicio de la comunidad y para un mayor desenvolvimiento de los trabajos.

En 1962, asume el cargo de Superiora, Madre Inés Subiabre, quien construye un nuevo pabellón de dos pisos que corresponde a la entrada principal de establecimiento; un amplio y cómodo gimnasio, comedores, cocina, dormitorios, sala de estar y de baño. Todos estos trabajos los puede realizar gracias a un préstamo otorgado por la CORVI (Corporación de la Vivienda). Las hermanas colaboran extendiendo su apostolado hasta la parroquia en catequesis

En un principio se llamó Escuela Santa Filomena y sus maestras eran sólo hermanas de dicha congregación.El 01 de marzo de 1996, cambió de nombre, pasando a llamarse Escuela San Francisco de Asís. Pertenece a la Fundación Educacional Colegio San Francisco de Asís y es dirigida actualmente por la Hermana Sylvia Plaza Jiménez, se caracteriza por tener un Proyecto Educativo  Católico, de formación humanista, integral, libre, con un  desarrollo espiritual, social, artístico y físico asimilando esta cultura en forma crítica y creativa de acuerdo a los valores del Evangelio, desarrollando en ellos al máximo sus capacidades y aptitudes.